Cuando todo lo demás falla, prueba con la alabanza

Si pasamos mucho tiempo orando y clamando y suplicando aún con lágrimas y no pasa nada, lo más probable es que finalmente nuestro corazón se deprima y frustre, y sobrevenga un sentimiento de fracaso, decepción y derrota….

Pero, ¿qué dice la Biblia?

Dice que todas las promesas de Dios son “en El (Jesucristo) sí y en El amén” .

Les puedo asegurar que no es la voluntad del Padre celestial, que sus hijos vivan frustrados, decepcionados y derrotados.

¿Qué dice Mateo 18:19?

“que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo…”

¿Hacen ustedes esto?…

Ahora, ¿qué dice Marcos 11:24?

Que todo lo que pidiereis orando creed que lo recibiréis…

¿Tienen vuestras oraciones, la convicción y la firmeza espiritual que señala este pasaje?, ¿qué le está faltando entonces a vuestras oraciones? Lo que señala Colosenses 4:2

Levanta tus manos como acto de fe y dale gracias a Dios, por concederte las cosas que acabas de pedir, y las que habías estado pidiendo por tanto tiempo.

Repetir de nuevo Colosenses 4:2 poniendo el énfasis en la última parte… ya has perseverado lo suficiente en la oración, de hecho ya has pedido bastante… ahora dedícate a “velar con acción de gracias”. Tal como manda la Biblia (gracias señor por esto, y por lo otro, y por aquello, etc.).

Recuerden, cuando todo lo demás falla, la alabanza es eficaz. La sabiduría humana, el criterio personal, las estrategias racionales, la persuasión humana, el suplicar con lagrimas y todo lo demás, a veces falla  y deja de producir los resultados esperados.

Pero la alabanza nunca deja de traer una respuesta de parte de Dios hacia nosotros, nuestras necesidades, y circunstancias….

¿Por qué es eficaz la alabanza?

¡¡¡PORQUE DIOS HABITA EN MEDIO DE NUESTRAS ALABANZAS!!! (Salmo 22:3)

Recuerden:

¡La alabanza es el idioma de la fe, y la fe es la victoria del creyente!

EL CREDO DE LOS HOMBRES Y MUJERES QUE ALABAN A DIOS

  • Creo que alabar al señor es una cosa buena

  • Creo que agradamos inmensamente a Dios con nuestras alabanzas

  • Creo que estoy en el centro de la voluntad de Dios cuando le doy gracias en todo

  • Creo que alabar continuamente es el sacrificio que Dios demanda de mi

  • Creo que la alabanza es el idioma del cielo

  • Creo que en el cielo nos uniremos a los redimidos de todas las edades para alabar al Cordero que fue sacrificado por nosotros

Una de las mayores dificultades que muchos de nosotros enfrentamos a la hora de alabar al Señor en público es la de vencer nuestras inhibiciones naturales. Como que nos da vergüenza alabar a Dios delante de los demás; pensamos que hacemos el ridículo al cantar con emoción, al  levantar nuestras manos o al aplaudir, y más aún si danzamos. (Meditar en 2 Samuel 6:14-23).

Con razón el salmista nos enseña cual debe ser nuestra actitud de alabanza frente a los múltiples beneficios del Señor para con nuestra vida (Salmo 103:1-5)

Al llegar a este punto debemos hacer un recuento de nuestra vida y hacernos esta pregunta personal:

¿Tengo yo un corazón agradecido que bendigo al señor con todo mi ser?

…Ahora bien la acción de gracias genuina no es completa hasta que se expresa. Deberá hacerse con voz audible.

Algunos se excusan diciendo: “estoy agradecido en mi corazón”. Eso es bueno, pero Cristo no se conforma con ese agradecimiento silencioso. La alabanza deberá ser expresada abiertamente.

¿Se acuerdan ustedes de los diez leprosos de Lucas 17:11-19?

Existe tanto desanimo en este mundo que a la mayoría de nosotros nos es fácil quejarnos, pero nos es difícil darle gracias a Dios.

Permíteme hacerte esta pregunta:

¿Dónde vives tú?

Si vives en la calle llamada “Acción de Gracias”, entonces serás una persona saludable, y sana espiritualmente.

Satanás trata de que enfoquemos nuestra atención en nuestros propios problemas, dolores, angustias, etc. El nos paga el alquiler, con tal de que vivamos en la calle “Las quejas”. Y nos convertimos en personas que viven atemorizadas y amargadas a causa de las dificultades.

Una de las realidades de la vida  es que tenemos enemigos: personas que nos critican, que  señalan nuestras faltas y que tratan de desmoralizarnos. No obstante la verdad Bíblica es que:

“Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?”

Permite que el Espíritu de alabanza de un nuevo vigor a tu alma, y te proporcione, además, la seguridad interior de que en Cristo eres más que un vencedor (a).

Continuará…

Ps. Edgar Díaz

Actualmente no hay comentarios relacionados a este artículo. TU tienes el privilegio de ser el primero. ¡Gracias!

Déjanos un Comentario