La alabanza: Clave del poder

En todas partes existe una palabra que es comprendida universalmente. Esta palabra es la esencia misma de la alabanza, y se encuentra casi invariable en todos los idiomas. Se trata de la palabra ALELUYA, la cual es una palabra universal y significa literalmente “ALABAD AL SEÑOR”. Es uno de los vocablos más comunes de toda la Biblia, por cuanto aparece cientos de veces en la Palabra de Dios.

Por ejemplo, los cinco últimos salmos comienzan con la expresión “Alabad a Jehová” y terminan con la palabra “ALELUYA” (que como ya dijimos, significa: Alabad al Señor).

Imagínense que maravilloso sería si nuestro hablar comenzara y terminara de igual modo cada día: ¡alabando al Señor!

Los que se sienten molestos a causa del “excesivo ruido” cuando alabamos a Dios en esta vida, tendrán que hacer algunos ajustes cuando lleguen al cielo. Porque allí el ruido será como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos… ¿Y qué es lo que dicen? “¡¡Aleluya!!” leer Apocalipsis 19:1-7(a).

Entonces cuando se gritan ALELUYAS aquí abajo, se está hablando el maravilloso idioma del cielo.

Cierta vez la nación de Judá se enfrentaba a tres numerosos ejércitos. Clamaron al señor y confesaron su total incapacidad de hacerle frente a tal situación, declarando: “A ti volvemos nuestros ojos” (2 Crónicas 20:12).cuando atravieses por cualquier situación desesperada, y enfrentes conflictos en tu vida, confiesa tu también tu total incapacidad, y deposita toda tu confianza en el Señor, pon tus ojos en el autor y consumador de tu fe  en Jesús.

¿Qué pasó con la nación de Judá? …el Espíritu del Señor habló por intermedio de Jahaziel y les dijo lo que leemos en: 2 Crónicas 20:15-24; 27-30

Así que en vez de soldados, el rey de Judá envió un ejercito de gente que cantaba y alababa al Señor.

Tan pronto como los de Judá comenzaron a alabar a Dios, aquellos tres grandes ejércitos empezaron a luchar unos con otros… ¡¡hasta que fueron totalmente destruidos!!

El Señor luchará por nosotros hoy día también. Salgamos a la batalla alabando y glorificando su Nombre… ¡ Aleluya !

Veamos Hechos 16:16-31 Pablo y Silas tenía fama de ser “trastornadores del mundo”….estos hombres eran pura dinamita…ellos no estaban enojados, ni quejosos por su triste condición. Por el contrario, a medianoche se les pudo escuchar que oraban y cantaban alabanzas a Dios… ¿qué cantaban?… quizá Salmos, Himnos, ó cánticos espirituales…lo cierto es que Dios visito esa alabanza ¿qué sucedió? Lo que vemos en el V.26…

Antes de que terminara la noche se había convertido el carcelero y su familia; y todos los prisioneros sabían, sin lugar a dudas, que el Dios de Pablo y de Silas era real.

…¿saben los prisioneros de este mundo que tu Dios es real? …o sólo lo cantas

Hay prisiones que no están hechas con barrotes, quizá hoy te encuentras en una prisión de dudas e incertidumbre.

Ó puede que estés en una cárcel de angustia y sufrimiento.

Ó en una prisión de amargura, resentimiento, y falta de perdón.

Ó en la cárcel del pecado. Es el momento de alabar al Señor, por su amor, por su misericordia, por su poder sanador…es el tiempo de que recibas un milagro en tu vida.

PARA APLICACIÓN PRÁCTICA (opcional)

He aquí un simple bosquejo de treinta citas Bíblicas que puede resultar una ayuda práctica para que aprendas a alabar a Dios siempre.

Sugiero que aprendas este material de memoria y que lo recites en voz alta cuando te sientas apagado, deprimido, desanimado o indiferente. Luego pon en acción estas instrucciones Bíblicas y la victoria será tuya.

Si memorizas uno de estos versículos cada día, tardarás un mes aprendértelos todos. Ya que la tendencia humana es comenzar con mucho brío y terminar sin fuerzas, te sugiero que hagas a menudo la siguiente afirmación durante el proceso de aprendizaje:

  • Puedo memorizar la maravillosa Palabra de Dios
  • Si Dios dice que puedo hacerlo entonces puedo hacerlo
  • A pesar de mi edad, ¡puedo memorizar la Palabra de Dios!
  • No importa mis fracasos pasados, ¡ahora puedo memorizar la palabra de Dios!
  • Cuando parece difícil, me niego a darme por vencido.
  • Cuando parece que estoy aflojando en mi empeño ¡se que Dios me ayuda a seguir adelante!
  • Todo lo puedo en Cristo que me fortalece
  • ¿Por qué estoy tan seguro de poder hacerlo? Porque Dios me mantiene firme….(AMEN)

01. Salmo 3:3-4                             02. Salmo 4:8

03. Salmo 5:3                                04. Salmo 5:11

05. Salmo 9:1-2                             06. Salmo 18:1-3

07. Salmo 27:1                               08. Salmo 27:3

09. Salmo 28:6-7                          10. Salmo 30:11-12

11. Salmo 31:14-15                         12. Salmo 32:11

13. Salmo 33:20-22                     14. Salmo 34:1

15. Salmo 46:1-3                            16. Salmo 73:25-26

17. Salmo 91:1-6                             18. Salmo 92:1

19. Salmo 95:1-2                            20. Salmo 100:1-4

21. Salmo 103:1-5                          22. Salmo 145:1-3

23. Lucas 24:52-53                     24. Efesios 5:18-20

25. Filipense 4:4                           26. Filipenses 4:6

27. 1 Tesalonicense 5:16          28. 1 Tesalonicenses 5:18

29. Hebreos 13:15                          30. 1 Pedro 2:9

Pastor Edgar Díaz

Actualmente no hay comentarios relacionados a este artículo. TU tienes el privilegio de ser el primero. ¡Gracias!

Déjanos un Comentario